Alcohol y drogas aumenta 9 veces el riesgo de accidentes.

Alcohol-y-drogas-aumenta-9-veces-el-riesgo-de-accidentes.

El alcohol o las drogas están presentes en casi una cuarta parte de los accidentes de tráfico que suceden en la Unión Europea según la DGT, y que suponen cada año 9.000 muertes.

615 conductores fallecieron en accidentes de tráfico el año pasado, 291, es decir casi la mitad, dieron positivo en sangre a alcohol, drogas y/o psicofármacos. Pese a que creemos que son los jóvenes los que más alcohol y drogas infieren los datos no dicen lo mismo. De este modo, de los 291 conductores fallecidos que dieron positivo, 88 tenían una edad entre 31 y 40 años, por delante de los jóvenes que están entre los 21 y 30 años.

275 eran hombres frente a las 16 mujeres, y en el  74% de los casos con resultado positivo se detecta alcohol solo o asociado a drogas y/o psicofármacos.

La DGT ha recordado que en los  últimos diez años el número de positivos en los controles ha descendido hasta llegar al 1,8%, aunque ha subido el porcentaje de los conductores fallecidos y peatones muertos atropellados por conductores bebidos.

También recuerda que el control contra las drogas, se ha puesto en marcha recientemente, pero la ingesta de droga va asociada al de alcohol. Dicho control es totalmente obligatorio si nos lo ordena la Guardia Civil, el agente tomará una muestra de saliva del conductor, dicha muestra será analizada en el instante, si da positivo, se tomará una segunda, la cual será enviada a un laboratorio.

Ambos consumos están multados con 500 euros, estando en estudio el incremento de dichas sanciones a 1.000 euros, suponiendo la perdida de seis puntos de carnet.

Si se superan las tasas máximas de alcohol, podemos perder entre 4 y 6 puntos según las tasas que marquemos, al igual con las drogas, puede llegar a ser delito penado con prisión de 3 a 6 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días.

Conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas, nos dificulta en la concentración, problemas de coordinación, menor percepción del entorno, incremento de la somnolencia y mayor vulnerabilidad.

Sobre el Autor: Isersys